Back Next

Karmina compara 40° con 8°C y todavía sonríe.